Le 'pega' a los domicilios


Cerca de 12 años lleva el tolimense Belmar Augusto Preciado Gómez ganándose la vida en un ring de boxeo.
En ese tiempo, ha vivido muchas alegrías y tristezas que lo motivan día a día para salir adelante. Por eso cada día planea su siguiente salida para salir victorioso como lo hace en el cuadrilátero.
En estos tiempos de pandemia del Coronavirus, Preciado se reinventó para que su vida siguiera adelante junto a su esposa, toda vez que la pelea que se había programado el pasado 17 de marzo en el Madison Square Garden de Nueva York, Estados Unidos, ante el irlandés Michael Conlan, no se realizó.
“Con el Coronovirus mi vida y rutina cambió mucho”, reconoció Preciado desde su casa en Cartagena.
Sobre el combate con el europeo, dejó claro que “la pelea quedó en el limbo por lo que está pasando. Eso se debe a que se tenía programado para una fecha y con dinero específico”.

El cambio
Debido a eso, el pugilista no se quedó quieto y retomó sus entrenamientos cotidianos dentro y fuera de su casa.
“Tengo sacos, guantes, mancuernas, colchonetas y pesas artesanales. Junto a mi esposa entrenamos en un parque cerca de la casa y allí colgamos un saco en un árbol”, explicó.
Una vez termina sus entrenamientos en horas de la mañana, el ibaguereño se alista para salir en su moto a hacer domicilios.
“Al  principio fue difícil porque era algo que nunca había hecho, la ciudad no la conozco muy bien y tenía algunos problemas con las direcciones”, reconoció.
Gracias a sus vecinos y alumnos a quienes dirige en sus clases de boxeo, Belmar se ganó la confianza de las personas cartageneras que hoy lo llaman o envían un mensaje por la plataforma Rappi.
“Con esta situación  salí  de mi zona de confort y rutina, porque antes me despertaba, iba al gimnasio, almorzaba, descansaba. En la tarde, de nuevo al ‘gim’, daba clases de boxeo y a dormir”, recordó.
Y ahora, su rutina es: Se despierta, trota un rato, se baña, desayuna, sale a  hacer mensajería, llega sobre las 2 pm, almuerza, se ducha de nuevo y en la noche se prepara para entrenar.
“En estos últimos días conozco más la ciudad, me salen más domicilios y aprendiendo de esta profesión”, acotó
En esos recorridos, Preciado siempre lleva sus guantes, tapabocas, gel antibacterial, gafas de protección para evitar contagiarse del Covid-19.

¿Tendrá peleas?
Esa es la gran pregunta que se hace en estos días el deportista, por eso, se prepara todos los días, con la intención de volver al ring de boxeo lo más pronto posible.
“A nivel internacional he visto que van a hacer eventos sin público en junio, por eso desde México  nos llamaron para advertirnos, por lo que hay que estar en buenas condiciones ya que posiblemente pelearíamos en junio o julio”, explicó.
De ser así, solo faltaría que el  presidente de Colombia, Iván Duque, autorice los vuelos internacionales, para así, el atleta pueda emprender el viaje en junio y luego los promotores de México y Estados Unidos lo contacten para nuevas coordenadas.

Proyectos
En este mes, Preciado y su esposa que es pesista de la Liga de Bolívar, iban a abrir su gimnasio, pero no se pudo por la actual situación de salud que vive el país.
“Por la pandemia no se pudo abrir y todo quedó guardado, por lo que estamos pensando en otro proyecto que nos cambiará la vida”, concluyó.

Publicar un comentario

0 Comentarios